El salmón es un pescado que, a la hora de prepararlo a la plancha, debemos tener mucho cuidado de no pasarnos, ya que muy fácilmente se nos puede quedar seco, mientras que, por otra parte, nos puede quedar crudo si no le damos el tiempo suficiente.

Para ello bastará con separar un poco la carne que está pegada al hueso de la espina central y ver su color: si pasa de un naranja fuerte a un tono más pálido será el momento de retirarlo de la plancha o sartén.

Siempre me llamó la atención de como estos animales son capaces de volver al punto donde nacieron. Se crían en aguas dulces, río arriba, se desplazan al mar y luego, cuando llega el momento de procrear, vuelven a la misma zona del mismo río en el que nacieron, remontando la corriente. Increíble.

Salmón a la plancha con aguacate y tomate

Tipo de receta: Primeros y segundos

Tiempo empleado:

  • Preparación: 4 minutos
  • Plancha: 6 minutos
  • Tiempo total: 10 minutos

Raciones: 2

Información nutricional por cada ración:

  • Energía: 738 kcal.
  • Grasas: 49,8 g
    • De las cuales saturadas: 7,0 g
  • Carbohidratos: 2,8 g
  • Fibra: 0,6 g
  • Proteínas: 70,3 g

INGREDIENTES:

  • 2 rodajas medianas/grandes de salmón
  • 1 aguacate maduro
  • 1 tomate de ensalada
  • Zumo de medio limón
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra variedad Arbequina
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra variedad Hojiblanca
  • Una pizca de sal
  • Pimienta negra recién molida

PASOS:

  1. Cortamos por la mitad un aguacate maduro y le sacamos el hueso central.
  2. Lo cortamos en rodajas de 1 cm. Y depositamos en un bol pequeño.
  3. Cortamos en gajos un tomate mediano de ensalada.
  4. Lo mezclamos con el aguacate.
  5. Añadimos por encima el zumo de medio limón.
  6. También dos cucharadas de aceite de oliva.
  7. Por último una pizca de sal. Mezclamos y reservamos.
  8. Salpimentamos las dos rodajas de salmón.
  9. Calentamos una cucharada de aceite de oliva en la sartén o plancha.
  10. Pasamos unos 3 minutos por lado cada rodaja.
  11. Sacamos a papel absorbente.
  12. Servimos con la ensalada de aguacate y tomate.

Vamos allá con el paso a paso fotográfico:

Empezaremos con el aguacate. Es importante que esté maduro, pero no demasiado blando tampoco. Desde luego, si está como una piedra, no lo empleéis para vuestras ensaladas.

Para sacar con facilidad la carne de su interior, le pegaremos un corte con el cuchillo a todo su alrededor, llegando al centro, donde está el hueso.

Ya vemos como nos queda un corte limpio, con el hueso en una de las mitades.

Ahora le pegamos un golpe limpio y seco con el cuchillo, dejándolo clavado más o menos en el centro.

Y ya, con un suave giro, nos saldrá fácilmente el hueso del centro.

Luego, con una cuchara, pasándola por el borde interior de la pela, sacamos la carne.

Ya nos queda toda en una pieza.

Hacemos lo mismo con la otra mitad y las colocamos en la tabla con la parte plana hacia abajo.

Le pegamos unos cortes paralelos gruesos, de 1 cm. más o menos.

Y los reservamos en un cuenco pequeño.

Cortamos en gajos no muy grandes el tomate de ensalada.

Los colocamos en el bol con el aguacate.

Exprimimos por encima medio limón.

Y regamos por encima con unas dos cucharadas de aceite de oliva. Yo siempre empleo, para todo, el virgen extra, incluso para repostería. Simplemente hay que fijarse en la variedad de la aceituna y ver que uno es más adecuado que otro. En este caso empleo de la variedad Arbequina, que es muy suave y adecuado para ensaladas o repostería.

Finalmente añadimos una pizca de sal.

Mezclamos bien y reservamos.

Vamos a calentar el aceite en la sartén o plancha. Si usáis sartén que sea amplia. En este caso el aceite también es de oliva virgen extra, pero de la variedad Hojiblanca, más fuerte que el anterior, y más adecuado para freír.

Echamos como una cucharada en la sartén en mi caso.

Salpimentamos el salmón. Yo siempre con pimienta recién molida.

Con el aceite caliente vamos a meter en la sartén las dos rodajas de salmón. Es importante que el aceite esté caliente, pero que no llegue a quemarse, por ello no tengáis el fuego al máximo, sino a 3/4 de su potencia máxima, por ejemplo.

LO tendremos así unos 3 minutos por cada lado, aunque eso ya depende mucho de la potencia de cada cocina/plancha. Una forma de saber si ya va sería separar un poco, con un cuchillo, la carne que está pegada al hueso de la espina central y ver su color. Si vemos que varió de su color naranja fuerte inicial a otro más pálido, entonces será síntoma de que ya va. Lo sacaremos en ese momento, para que no se nos seque.

Al sacarlo es muy fácil que se nos rompa. Para evitar eso es buena idea sacarlo con dos espumaderas o paletas a la vez. Lo depositamos en papel absorbente para que elimine la grasa de más, que el propio salmón también suelta.

Emplatamos y ya tenemos listo nuestro salmón a la plancha con aguacate y tomate.

Como veis no es tan complicado de preparar una cena para dos, y bien rápido que se hace.

¿Cómo preparáis vosotros el salmón?

Buen provecho internautas, nos vemos en la próxima 😉

Escrito por Juan Bellas

Comparte todo aquello que puedas, no te canses nunca. Y cuando creas que ya no tienes nada más que compartir....vuelve a empezar, tod@s ganaremos. Ya sabes...."Si está en mis manos, está en las tuyas".

2 Comentarios

  1. Juan te doy la enhorabuena por las recetas y las gracias ya que asi tengo variedad y sana. Sigue asi gracias

    Le gusta a 1 persona

    Responder

    1. Juan Bellas 16/04/2017 en 13:20

      Gracias a ti Pilar.
      Un abrazo.

      Me gusta

      Responder

Me gustaría que opinaras. Es importante para mí. Gracias!! ;-)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s