Cuando todavía estamos intentando pasar los turrones llega carnaval, este año algo más temprano, y venga de nuevo a meternos “larpeiradas” por un tubo.

Por cierto, el hecho de que unos años caiga Carnaval en unas fechas y otros en otras se debe a que todo, junto con la Semana Santa, debe mirarse en base a la primera luna llena de Primavera, como bien explica mi amigo Alfred en su blog Ya está el listo que todo lo sabe, según el cual, la Semana Santa se fijaba el primer domingo tras la primera luna llena de primavera, domingo de resurrección.

La Semana Santa, hablamos del siglo IV, se acordó que debía estar precedida de 40 días de ayuno y abstinencia, la llamada Cuaresma, 40 días que daban comienzo en el miércoles de ceniza, con lo cual quedaba marcado, ese miércoles, como fecha límite para comer de todo y divertirse, motivo por el cual se popularizó tanto la festividad de los días previos a ese miércoles de ceniza.

Estoy por asegurar que ya comían freixós….;-)

Aunque en distintos lugares de Galicia se le da un nombre diferente, filloas suele ser muy común, aunque yo los llevo llamando freixós de toda la vida, pero hay otros nombres como fullado en la Costa da Morte o marrucho en Baiona.

Hay incluso zonas que diferencian entre freixó y filloa en base a si se prepara o no con sangre (filloa).

Si los dejamos unos días acabarán como acartonándose, sin embargo es posible hacerlo ya cuando están recién hechos. Tan solo hay que echar una poca más de crema con el cazo y que sobresalga algo en los bordes de la sartén. A mí me gusta así, con esa parte crujiente, pero fresca.

Las fases de la receta

Dependiendo de si vamos a hacer una buena cantidad de ellos o no, podemos doblar las cantidades que yo aplico aquí. Del mismo modo, si los queremos muy finos, también podemos hacer más líquida la masa que iremos echando en la sartén. Con estas cantidades que yo marco aquí me salen unos 10 freixós.

Planteamiento

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Vamos a partir de 3 huevos M-L [1]. Las cantidades de líquidos y sólidos son un poco orientativas, ya que los huevos no son siempre iguales.

Dejamos para el último momento la cantidad de agua que añadimos, así podemos controlar mejor ese punto final.

Para esa cantidad de huevos yo le añado como medio vaso de los “normales”  de leche, unos 110-115 g. [2]

Antiguamente se hacían con el líquido resultante del caldo del cocido, coincidiendo con época de matanza del cerdo.

Mi abuela siempre decía que lo de echarle leche o no dependería si se hacían muchos o pocos, ya que, si se hacían bastantes, lo lógico era que durasen varios días, y entonces no se le añadía leche ahí, ya que no se iban a conservar bien.

En este caso no tenemos ese problema….apenas me duran una tarde….;-)

También le añadiremos anís, siendo esto un poco al gusto de cada uno. Hay quien los quiere con un sabor más fuerte a anís, como de rosquillas, y hay quien los prefiere más neutros. Yo le voy a añadir la mitad, más o menos, de lo que le añadimos de leche, unos 50-55 g. [3]

Fijaros que los líquidos los estoy pesando. Me parece más práctico eso que no marcarlos por volumen en mililitros.

Le añadimos también un poco de sal, como una cucharadita de café o así [4]

Lo vamos a batir todo bien hasta que nos quede perfectamente integrado el huevo [5], [6]

Tamizamos unos 250 g. de harina, yo la empleo de repostería, más fina. Lo de tamizarla no es imprescindible, pero nos facilita que no se formen grumos [7], [8], [9]

Y, finalmente, le añadimos el agua. Aquí ya depende de lo espesa que busquemos nuestra mezcla, pudiendo sacar más freixós cuanto más líquida la hagamos. Yo empleo unos 300 g. de agua ya que me gustan algo gorditos, pero si los queréis más finos, o queréis sacar más de los 10 que yo saco para estas cantidades, yo creo que hasta 500 g. de agua se puede emplear [10], [11]

Dependiendo de esa cantidad de agua que añadamos, así podremos sacar más o menos freixós, aunque añadir 200 ml. más de agua apenas supone un par de cucharones más en la preparación final, con lo que, en mi caso serían unos 2 freixós de más con respecto a los 300 ml o gramos de agua.

Nudo

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Vamos a partir de una buena pieza de tocino para engrasar la sartén en la que prepararemos nuestros freixós. Esta es una verdadera clave en esta receta. Es muy importante, para el resultado y sabor final engrasar así, y no simplemente con aceite, por ejemplo [1]

Con la sartén a fuego a medio camino entre medio y máximo pasamos nuestra pieza de tocino, la parte blanca, por la superficie [2]

En caso de emplear más agua, los 500 g., necesitaremos menos fuego y menos tiempo, ya que los freixós serán de masa más líquida.

Añadimos un cucharón de nuestra masa [3]

Yo aquí voy a preparar pocos, pero si estuviésemos preparando una buena cantidad, es una ventaja contar con una segunda sartén. Se avanza muchísimo tiempo.

La cantidad va un poco a lo que dicte nuestra experiencia. Es cuestión de probar un poco si nunca los hicimos.

Se extiende bien la masa por la superficie de la sartén y esperamos a que cuaje, aproximadamente entre 1 minuto 30 segundos y 1 minuto 40 segundos. Si los hacemos con más agua, unos 500 g. entonces nos bastará con apenas 1 minuto 10-15 segundos.

Hay unas sartenes muy adecuadas para estos menesteres ya que tienen los bordes muy bajos, facilitando la manipulación sin quemarse. No obstante siempre nos podemos valer de una punta fina para ayudar a voltearlos [4]

Pasado ese tiempo ya vemos como van y les damos la vuelta [5]

Si los vamos a comer tal cual, igual preferimos pasarlos un pelín más. Si, por el contrario, los vamos a preparar luego con rellenos y llevarlos de nuevo al fuego, entonces podemos dejarlos más blancos ahora.

Según los vamos sacando los vamos apilando en un plato o en un soporte cualquiera [6]

Aquí no sobra nada….incluso las últimas gotas de masa nos dan para hacer algo para aprovechar 😉 [7]

Aquí os dejo un pequeño vídeo de como hago uno, mirando el tiempo que le lleva.

Desenlace

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los freixós podemos comerlos tal cual. Os aseguro que están de vicio así, y mucho más calientes, recién sacados de la sartén, pero también podemos prepararles distintos rellenos, como cremas, natas, nocilla, dulce de leche….yo sigo prefiriendo el método más antiguo, y más simple: un poco de azúcar por dentro y al fuego de nuevo con algo de mantequilla, para que se doren.

Esparcimos un poco de azúcar, como una cucharada de postre o así en cada freixó [1]

Lo enrollamos bien [2], [3]

Hacemos lo mismo con todos [4]

Los vamos colocando por tandas pequeñas en una sartén caliente a fuego entre medio y máximo [5]

Añadimos pequeños trozos de mantequilla entre ellos y movemos bien la sartén para distribuirla [6], [7]

Nos ayudamos de un tenedor para que se hagan mejor [8]

Con el mismo tenedor pasados unos segundos, miramos que tomen color y les damos la vuelta, añadiendo otro poco de mantequilla [9]

Tampoco necesitamos mucho tiempo, ya que la masa ya está cocinada.

Cuando veamos que ya van por el otro lado los vamos sacando a un plato [10], [11]

Y listos para comer. Se parten muy fácilmente con el propio tenedor.

Buen provecho interna utas.

Ya me contaréis cualquier truco o costumbre que tengáis vosotros de prepararlos, o algún relleno que os guste de forma especial.

Nos leemos en la próxima 😉

Freixós o filloas de Carnaval

Tipo de receta: Postres y meriendas

Tiempo empleado:

  • Preparación: 10 minutos
  • Sartén: 30 minutos
  • Tiempo total: 40 minutos

Freixós: Entre 10 y 12

Información nutricional por cada freixó:

  • Calorías: 150,8
  • Grasas: 5,1 g
  • De las cuales saturadas: 4,9 g
  • Proteínas: 4,2 g
  • Carbohidratos: 22,2 g
  • Fibra: 0 g

INGREDIENTES:

  • 3 huevos M-L
  • Medio vaso de leche 110-115 g.
  • Cuarto vaso de anís 50-55 g.
  • Cucharada de café de sal
  • 250 g. de harina
  • Entre 300 y 500 g. de agua
  • Tocino
  • 1 cucharada de postre de azúcar por freixó
  • Mantequilla para derretir

PASOS:

  1. Batimos 3 huevos M-L
  2. Añadimos 110 g.  de leche, 55 g. de anís y pizca de sal.
  3. Tamizamos 250 g. de harina.
  4. Añadimos 300 g. de agua hasta que esté al punto deseado.
  5. Calentamos sartén al 75% de potencia y untamos con tocino.
  6. Esparcimos un cucharón de masa por la superficie.
  7. Tras minuto y medio le damos la vuelta.
  8. Otro poco por el otro lado.
  9. Sacamos y vamos apilando a un plato.
  10. Añadimos una cucharada de postre de azúcar a cada freixó.
  11. La esparcimos por su superficie.
  12. Los enrollamos.
  13. Los colocamos por tandas en una sartén caliente al 75%.
  14. Añadimos un poco de mantequilla entre cada uno.
  15. Los doramos un poco y les damos la vuelta.
  16. Los vamos sacando.

Escrito por Juan Bellas

Comparte todo aquello que puedas, no te canses nunca. Y cuando creas que ya no tienes nada más que compartir....vuelve a empezar, tod@s ganaremos. Ya sabes...."Si está en mis manos, está en las tuyas".

3 Comentarios

  1. Muchas gracias por la cita y enlace. No lo había visto hasta ahora.
    Fantástico post.
    Un afectuoso saludo

    Le gusta a 1 persona

    Responder

    1. Gracias a ti por compartir con los demás tus conocimientos.
      Un abrazo.

      Me gusta

      Responder

  2. Extraordinarias. Yo las voy a hacer saladitas que creo que también estarán riquísimas.

    Me gusta

    Responder

Me gustaría que opinaras. Es importante para mí. Gracias!! ;-)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s